Ludopatía

Tratamiento para la ludopatía

El ​juego patológico​, más conocido coloquialmente como ​ludopatía, consiste en un trastorno en el que la persona desarrolla un deseo y una necesidad incontrolable de jugar y apostar, de forma persistente y progresiva y que afecta de forma negativa a la vida personal, familiar y/o vocacional.

Las personas que padecen adicción al juego o ludopatía, suelen tardar en reconocer el problema y acuden a solicitar ayuda cuando el trastorno está muy evolucionado.

En ocasiones el juego patológico viene acompañado del consumo, a veces problemático, de otras drogas como pueden ser: alcohol, tabaco, fármacos, cannabis o cocaína; y/o otras conductas adictivas/compulsivas como pueden ser: el sexo compulsivo o el uso inadecuado de la tecnología móvil o internet. Puede venir acompañado de alteraciones de origen depresivo, obsesivo, ansiedad/estrés, necesitando atención psicológica a estos niveles.

Cuéntanos tu situación sin compromiso, buscaremos la mejor solución posible.

En CETA , gracias a la amplia experiencia en el tratamiento de adicciones de nuestro equipo de profesionales, entendemos la complejidad y el alcance de esta problemática y QUEREMOS AYUDARTE.

¿Qué entendemos por juego patológico?

Juego patológico problemático persistente y recurrente, que provoca un deterioro o malestar clínicamente significativo y se manifiesta porque el individuo presenta cuatro (o más) de los siguientes criterios durante un período de 12 meses:
  • Necesidad de apostar cantidades de dinero cada vez mayores para conseguir la excitación deseada.
  • Está nervioso o irritado cuando intenta reducir o abandonar el juego.
  • Ha hecho esfuerzos repetidos para controlar, reducir o abandonar el juego, siempre sin éxito.
  • A menudo tiene la mente ocupada en las apuestas (p. ej., reviviendo continuamente con la imaginación experiencias de apuestas pasadas, condicionando o planificando su próxima apuesta, pensando en formas de conseguir dinero para apostar).
  • A menudo apuesta cuando siente desasosiego (p. ej., desamparo, culpabilidad, ansiedad, depresión).
  • Después de perder dinero en las apuestas, suele volver otro día para intentar ganar («recuperar» las pérdidas).
  • Miente para ocultar su grado de implicación en el juego.
  • Ha puesto en peligro o ha perdido una relación importante, un empleo o una carrera académica o profesional a causa del juego.
  • Cuenta con los demás para que le den dinero para aliviar su situación financiera desesperada provocada por el juego.

Queremos ayudarte

Deja que te enseñemos la solución óptima

Ene 19 2018
CETA

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH